Hay un capítulo en la obra de Néstor Álamo que merece destacarse, y es su labor de promotor de obras arquitectónicas. Fueron muchas las obras de recuperación y creación en su intenso trabajo en el Cabildo Insular de Gran Canaria: